Masaje perineal, ¿qué es y en qué consiste?

El embarazo y el parto pueden causar disfunciones del suelo pélvico, como por ejemplo, incontinencia urinaria, incontinencia anorrectal o prolapsos de órganos pélvicos. Pero esto podría evitarse con un sencillo recurso, el masaje perineal.

 

¿QUÉ ES EL MASAJE PERINEAL?

El masaje perineal es una medida física preventiva que se realiza a mujeres embarazadas para proteger el periné, principalmente episiotomías. Además, también reduce el dolor perineal en el posparto.

Por tanto, es aconsejable que las mujeres estén informadas sobre los beneficios del masaje perineal y cómo realizarlo.

 

¿CUÁL ES LA PREPARACIÓN NECESARIA?

  • Vaciar la vejiga antes de comenzar.
  • Lavarse las manos y tener las uñas limpias.
  • Encontrar un lugar cómodo y tener un espejo a mano para visualizar el perineo y familiarizarse con su anatomía.
  • Posición semisentada.
  • Lubricar los dedos antes de introducirlos, usando aceites de origen vegetal.
  • En caso de automasaje se utilizan los pulgares. Y si el masaje es realizado por otra persona, se utilizan los dedos índice y corazón.

 

¿EN QUÉ CONSISTE?

Los pasos para realizar el masaje perineal son los siguientes:

  1. Introducir los dedos lubricados en la vagina unos 3-4 cm.
  2. Empujar el perineo hacia abajo, hacia la zona del recto y hacia los lados de la vagina, estirando la zona hasta notar sensación de quemazón o escozor.
  3. Mantener una presión sobre la zona del perineo con los dedos durante unos 2 minutos o hasta que empiece a resultar molesto.
  4. Coger esta zona entre el pulgar y los dedos opuestos y realizar un movimiento oscilante durante 3-4 minutos, estirando los tejidos de la vagina, los músculos y la piel del perineo.

 

VENTAJAS DEL MASAJE PERINEAL

La realización de masajes perineales son muy importantes como medida preventiva, puesto que ofrecen los siguientes beneficios:

  • Aumenta la elasticidad y favorece la circulación sanguínea, facilitando la relajación de este plano muscular durante el parto.
  • Reduce la incidencia de episiotomías y dolor posparto.
  • Promueve el conocimiento de la propia anatomía.
  • Es una técnica fácil de realizar y sin efectos perjudiciales.
  • Permite la participación de la pareja.

 

No obstante, es importante indicar que ante dolor o infección vaginal se debe suspender el masaje. En cualquier caso, es recomendable que antes de realizar los masajes perineales, contactes con un especialista. En Pelvi Salud podemos ofrecerte las recomendaciones necesarias y podemos enseñarte cómo realizarlo para que puedas obtener todos sus beneficios.

 

Si quieres seguir más informado sobre todas nuestras novedades, no olvides seguirnos en Facebook e Instagram.

Claves para sobrellevar el embarazo en verano

¡Estamos en verano! La época más deseada y esperada por la mayoría. Y decimos mayoría porque si estás embarazada, es posible que este verano sea diferente para ti.

Las altas temperaturas pueden hacer que el embarazo resulte más agotador durante el verano. Y es que el calor provoca más cansancio y desgana, sobre todo durante el último trimestre de gestación. Sin embargo, hay hábitos que pueden ayudarte a disfrutar de esta época del año.

Si estás embarazada y el verano se te hace cuesta arriba, no te pierdas los siguientes consejos que te ayudarán a sobrellevarlo mejor.

 

  1. HIDRÁTATE

Estar bien hidratada es fundamental para el propio bienestar y evitar la retención de líquidos. Lleva siempre agua contigo e intenta beber entre 3 y 4 litros diarios. Bebe frecuentemente y no esperes a hacerlo cuando tengas sed.

Evita las bebidas alcohólicas y no abuses de las bebidas azucaradas, ni de bebidas con gas.

 

  1. USA ROPA CÓMODA Y FRESCA

Durante el embarazo es aconsejable ir con ropa cómoda pero en verano hay que extremar las precauciones. Con tanta calor, intenta buscar ropa de algodón, lino, hilo o seda, ya que transpiran mejor. Y evita los colores oscuros, ya que estos absorben más el calor.

Con respecto a los zapatos, busca zapatos que transpiren, no aprieten y que no sean demasiado altos ni demasiado bajos.

 

  1. EJERCICIO FÍSICO

Aunque haga calor, es fundamental mantenerse activa. Puedes realizar ejercicio de forma moderada, evitando las horas centrales del día. Algunas alternativas para esta época son el yoga, el pilates o la natación.

Nadar en la piscina hará que mejore la hinchazón y la retención de líquidos, además de fortalecer la musculatura lumbar. Y si tienes la playa cerca, no dudes en dar un paseo descalza por la orilla. Esto activará la circulación venosa y linfática.

 

  1. COME SANO

Aprovecha para comer las frutas y verduras de temporada. La sandía, el melón, las cerezas y la piña son frutas muy refrescantes que contienen gran cantidad de agua y, son ricas en vitaminas y minerales. Además, puedes tomarlas tanto en ensaladas como en zumos, granizados o helados.

Y por supuesto, no hay que olvidarse de las verduras. Existen múltiples recetas frescas y ligeras, como el rico y saludable gazpacho.

 

  1. CUIDA TU PIEL

Durante el embarazo, debido a factores hormonales,  es frecuente la aparición de manchas sobre todo en la cara y el cuello. Por tanto, usa protector solar, evita tomar el sol durante las horas centrales del día y lleva gorra o cualquier otra cosa que te proteja la cara.

Además, independientemente del sol que tomes, ten tu piel siempre bien hidratada para evitar la posible aparición de estrías. Hazlo diariamente, sobre todo en pecho, muslos y abdomen.

 

  1. DESCANSA

Durante el embarazo, muchas mujeres afirman dormir mal y si le añadimos las altas temperaturas del verano, aún peor. Para poder mejorar un poco el sueño puedes intentar los siguientes consejos:

  • Ventila bien la habitación.
  • Mantente activa y haz ejercicio durante el día, así conciliarás mejor el sueño.
  • Evita cenas copiosas.
  • Intenta dormir siestas para compensar la falta de sueño.

 

Esperamos que estos consejos os ayuden a sobrellevar mejor las altas temperaturas y podáis disfrutar del embarazo y del verano.

 

Si quieres seguir más informado sobre todas nuestras novedades, no olvides seguirnos en Facebook e Instagram.

Copa menstrual y suelo pélvico, ¿compatibles?

Aunque nunca hayas usado la copa menstrual, seguro que has oído hablar de ella. Y es que esta medida de higiene femenina se está popularizando cada vez más, y no nos extraña porque sus beneficios son muchos, tanto para la salud como para el medio ambiente. Sin embargo, sigue habiendo muchas mujeres que no se atreven a dar el paso, y ven la copa con cierto recelo.

Con este post queremos responder algunas de las dudas más frecuentes con respecto a la copa, así como su relación con el suelo pélvico.

 

¿QUÉ ES LA COPA MENSTRUAL Y CÓMO SE USA?

La copa menstrual es un recipiente de silicona que se introduce en el interior de la vagina y recoge en su interior el flujo menstrual. Puedes llevarla hasta 12 horas seguidas y te la puedes poner y quitar, tantas veces como quieras.

Para que no tengas problemas durante su uso, es conveniente aprender cómo colocarla y extraerla, y elegir la talla correcta. Por ejemplo, la talla S se recomienda a mujeres que no han tenido hijos, la M después de haber tenido un parto y la L tras varios partos.

Antes de introducir la copa en la vagina, hay que doblarla y colocarla sin que sobresalga pero tampoco muy adentro. De esta forma, recogerá bien la sangre y no habrá pérdidas. Para retirarla, debes presionar la base con dos dedos para quitar el efecto ventosa antes de tirar de ella para sacarla.

 

¿CUÁLES SON SUS BENEFICIOS?

Algunos de los beneficios que hacen que cada vez más mujeres empiecen a usar la copa menstrual, son los siguientes:

  • Es una opción económica. Las copas son reutilizables y pueden durar hasta 10 años, evitando la compra continua de tampones y compresas.
  • Son más seguras. No altera la flora bacteriana ni reseca las mucosas.
  • Mayor capacidad. Pueden recoger más flujo menstrual que los tampones.
  • Son ecológicas. Tienen hasta 10 años de duración.
  • Uso durante horas. Se puede emplear hasta 12 horas seguidas.

 

¿SE PUEDE USAR LA COPA DESPUÉS DE UN PARTO VAGINAL CON EPISTOMÍA?

Si has tenido un parto vaginal con episiotomía y/o desgarro y quieres empezar a usar la copa menstrual, es importante que antes te hagas una revisión de tu suelo pélvico para valorar el grado de la lesión. Ya que si existe una disfunción de tu suelo pélvico podría hacer que la copa se caiga o dañe la cicatriz.

Tampoco deberías usar la copa menstrual si sufres:

  • Dolor y adherencias en la cicatriz perineal.
  • Prolapso genital.
  • Neuralgia del nervio pudendo.
  • Dolor en las paredes vaginales.
  • Incontinencia urinaria y/o fecal.

Si en la revisión de tu suelo pélvico no se detectaron ninguna de estas lesiones, entonces se recomendaría usar una copa menstrual más grande de lo habitual. Esto se debe a que tu musculatura aún necesita tiempo y entrenamiento para volver a su estado normal, además así se evitaría que la copa se caiga al estar usando una talla más grande.

 

CONSEJOS PARA PREVENIR PROBLEMAS DE LA COPA CON TU SUELO PÉLVICO

Es cierto que la copa menstrual ofrece muchos beneficios para la salud femenina pero un mal uso de la misma, podría poner en riesgo tu salud en general. Saber usarla bien es fundamental para prevenir problemas de tu suelo pélvico, por tanto, aquí te queremos dejar algunas recomendaciones para su uso óptimo:

  • Revisa tu suelo pélvico antes de empezar a usar una copa menstrual. Si tienes un suelo pélvico hipertónico o hipotónico, la copa te podría producir dolor.
  • No lleves la copa más de 8 o 12 horas seguidas. Si la dejas durante más tiempo, debilitaría tu suelo pélvico e incluso podría ocasionarte el Síndrome de Shock Tóxico.
  • Elige una copa menstrual blanda y flexible, sobre todo si tu suelo pélvico está más debilitado.
  • Esteriliza la copa siempre antes y después de cada ciclo menstrual.
  • Disfruta de tu menstruación, cuidando de tu suelo pélvico.

 

Si quieres seguir más informado sobre todas nuestras novedades, no olvides seguirnos en Facebook e Instagram.

Baby Led Weaning, ¿qué es?

Durante el periodo de lactancia, el bebé dirige su alimentación y decide cuándo dejar de tomar biberón o soltar el pecho. En cambio, justo después de este periodo, siempre se ha pensado que su alimentación complementaria tenía que ser dirigida y, se le alimentaba con una “cuchara voladora”. Pero, ¿por qué no confiar en tu bebé y dejarlo comer de forma autónoma a través del proceso de Baby Led Weaning (BLW)?

 

¿QUÉ ES EL BABY LED WEANING?

El Baby Led Weaning es el proceso en el que se empiezan a introducir alimentos sólidos en la dieta del bebé, de forma que ellos mismos pueden comer autónomamente con sus propias manos.

Este método es cada vez más utilizado, ya que muchos profesionales lo definen como un proceso de alimentación más respetuoso con los tiempos del bebé.

Aunque algunos piensan que es una nueva moda, en realidad, es la forma de alimentar a los bebés de toda la vida, llevada a cabo según la evidencia científica actual sobre alimentación infantil.

 

¿CUÁNDO SE PUEDE EMPEZAR EL BABY LED WEANING?

La introducción de la alimentación complementaria a través del BLW se podrá empezar, en la mayoría de los casos, a partir de los 6 meses. Esto dependerá del desarrollo del bebé y habrá que tener en cuenta algunos aspectos como:

  • Sostiene la cabeza erguida.
  • Se mantiene sentado por sí mismo.
  • Muestra interés por la comida.
  • Es capaz de coger la comida con su mano.

Es importante saber que no es recomendable retrasar la alimentación complementaria más allá de los 7 meses, para evitar las carencias nutricionales.

En cualquier caso, hay que tener en cuenta las necesidades de cada niño y consultar con los especialistas.

 

BENEFICIOS DEL BABY LED WEANING

Practicar el BLW tiene beneficios tanto para el bebé como para los familiares. Algunos de ellos son:

  • Aprende a regular la sensación de hambre y saciedad. Si se siente saciado, podrá dejar de comer.
  • Experimenta con distintas texturas. Podrá tocar, estrujar y saborear distintos alimentos.
  • Fomenta sus capacidades motoras. Mejora la coordinación ojo-mano y la masticación.
  • Aumenta las actividades sociales. Os podréis sentar a la mesa todos juntos y el bebé observará la forma en que coméis.
  • Ahorra tiempo. Al darle los alimentos enteros sin tener que triturarlos, ahorrarás tiempo para dedicárselo a otras cosas.

 

¿QUÉ ALIMENTOS SE PUEDEN DAR DURANTE EL BLW?

Ahora que ya sabemos qué es el BLW, cuándo empezar y cuáles son sus beneficios, es conveniente tener en cuenta qué alimentos podemos darle a nuestro bebé. Algunos de los alimentos sólidos más recomendados para empezar con el BLW son:

  • Judías verdes y guisantes cocidos.
  • Zanahoria cocida o asada.
  • Brócoli cocido.
  • Aguacate cortado en medias lunas.
  • Patata, boniato, calabaza o calabacín cocidos o asados en tiras.
  • Pan sin sal.
  • Melón o sandía en tiras.
  • Plátano.
  • Arroz sin sal.
  • Macarrones cocidos.

Y bajo ningún concepto habrá que darle alimentos que incluyan sal, azúcar, miel, queso tierno o yogur, espinacas y acelgas, pez espada, atún, emperador o cazón. Estos podrán ser incorporados más adelante.

Por último, destacar que como padres es totalmente normal sentir inseguridad cuando se comienza con la alimentación complementaria de nuestro bebé, pero recuerda que siempre puedes pedir ayuda para que todo te resulte más fácil. Así que, ¡no dejes de disfrutar de esta etapa!

Si quieres seguir más informado sobre todas nuestras novedades, no olvides seguirnos en Facebook e Instagram.

¿Hay otra forma de empujar en el parto?

El día del parto será sin duda uno de los momentos más importantes de la vida de las futuras mamás. De ahí, la importancia de prepararse, sobre todo, en la última fase del parto: el expulsivo.

Existen dos etapas bien diferenciadas de la fase del expulsivo.

  • Primera fase no activa o preexpulsiva. Aunque la mujer ha dilatado por completo, no siente necesidad de empujar porque el bebé no ha descendido lo suficiente en el canal del parto. En esta etapa, se recomienda esperar hasta que la cabeza del bebé descienda.

No hay que forzar a la madre a que empuje antes de tiempo si no siente ganas de hacerlo.

  • Segunda fase o expulsivo activo. Durante esta fase, la mamá siente una sensación de “ganas de empujar”, fuerte y a menudo irresistible. Este deseo de empujar provoca una contracción muy poderosa del músculo uterino. Se trata de un reflejo, llamado reflejo de expulsión.

No obstante, este reflejo de expulsión puede no aparecer. Esto podría deberse a varias causas, que la dilatación sea completa y se anime a la madre a empujar, o que en caso de un parto con epidural, las sensaciones de empujar sean casi inexistentes. Esto puede dificultar la realización del pujo.

PUJO DIRIGIDO

Si durante el parto se da uno de los casos anteriores, en el que las ganas de pujar son inexistentes, será el equipo médico el que asista y dirija el parto, guiando a la madre sobre cómo y cuándo pujar. Esto es lo que se conoce como “Pujo dirigido” o en apnea.

Al realizar este pujo el diafragma empuja junto con la musculatura abdominal hacia abajo. Esto hace que no solo baje el bebé, sino que también el útero, lo que resulta bastante dañino para los ligamentos que soportan las vísceras urogenitales, el suelo pélvico y la pared abdominal.

Este pujo es menos eficaz que los otros, pero en el caso de que la embarazada no tenga la sensación natural de pujar o que exista riesgo de vida para el feto, no habrá más remedio que realizar el pujo de forma dirigida.

PUJO FISIOLÓGICO

Cuando en un parto natural, no se da lugar ninguno de los casos anteriores, se siente el reflejo de expulsión y se realiza de forma espontánea el “Pujo fisiológico”. En un parto fisiológico, la madre se deja llevar por los impulsos naturales del cuerpo, lo escucha y puja cuando está lista. La aparición de estos pujos involuntarios, también llamado “reflejo de eyección materno-fetal”, empujan al bebé hacia el exterior de manera muy eficaz.

Durante este pujo, la madre espira suavemente haciendo que el diafragma suba y no pueda intervenir en la expulsión, dejando actuar al músculo uterino ayudado por la zona más baja y profunda de la musculatura abdominal.

Es importante destacar, que el pujo fisiológico se centra en empujar más al bebé que a las vísceras, por lo que no lesiona tanto el periné como los pujos que se realizan conteniendo la respiración.

En PelviSalud te enseñamos a realizar los pujos fisiológicos para prevenir en la medida de lo posible, las epistomías, desgarros y traumas perineales. Para ello, es fundamental la respiración y aprender a contraer bien el transverso al mismo tiempo que se relaja la musculatura del suelo pélvico.

Nuestro objetivo no es solo explicar los tipos de pujos, sino que se automaticen. De forma que si es necesaria la epidural y no se sienten las ganas de pujar, las madres sepan hacerlo.

Si quieres seguir más informado sobre todas nuestras novedades, no olvides seguirnos en Facebook e Instagram.

Incontinencia urinaria

¿QUÉ ES LA INCONTINENCIA URINARIA?

La incontinencia urinaria es la pérdida involuntaria de orina. El 25% de las mujeres a partir de los 35 años, y el 50%  a partir de los 65 según la Observatorio Nacional de Incontinencia.  

Read More