Tratamiento de cicatrices: Cesárea, Episiotomía o desgarros

Una mujer en su vida se enfrenta a muchas cosas, pero es cierto que una a la cual hay que ir preparada es un embarazo y sobre todo al parto, siendo estos una de la experiencia más increíble de la vida, sometiéndose a una revolución para la que mucha veces no se está del todo preparada.

Hay un movimiento de idealizar la maternidad que engaña un poco a nuestra mente y nos olvidamos de problemas que pueden surgir como complicaciones y cicatrices que no sabemos cómo tratar.

La mas conocida es la cesárea, pero el pato puede dejar otras cicatrices fruto de los desgarros y las episiotomías.

Los desgarros son roturas naturales de los tejidos durante el parte, donde además podemos encontrar diferente tipo de roturas.

La episiotomía es una incisión realizada en el periné para ensanchar el canal blando del parto, estas incisiones no la hacen regularmente como algo común, sino que se realiza si hay una necesidad clínica.

La cesárea muy conocida por ser muy usual cuando se produce la imposibilidad de un parto vaginal.

Ante este tema que estamos abordando debemos tener en cuenta la importancia de cuidar cualquier cicatriz no solo externo, y estar muy atentas a estas cicatrices que si cuidamos y protegemos no debe tener mayor problema, pero aun así suelen surgir dolores y es ahí cuando se debe de acudir al médico, si notamos la zona inflamada, enrojecida o caliente, si la herida expulsa liquido o sangra, o si tienes fiebre y malestar.

Por ello es importante tratar las cicatrices del parto cuando antes.

Desde Pelvisalud recomendamos hacer una valoración en profundidad, incluso cuando no hay molestia. ¡Contacta con nosotros y te atenderemos encantados!